Contexto


Conocer la biodiversidad permite incrementar mecanismos de preservación y de usos sostenibles que causen menor impacto a los ecosistemas y mayores beneficios a los que los habitan. Un ejemplo de lo anterior es la utilización de nuevas materias como la biomasa o materiales biobasados1, que sustituyen combustibles o plásticos creados a partir de recursos no renovables. En este sentido, la biodiversidad cobra gran importancia al ser un activo con el que cuenta el país para afrontar las nuevas tendencias económicas y de desarrollo que aparecen en el panorama mundial actual.

Más aún con el potencial que existe en Colombia, pues es considerado el primer país con mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado del planeta2. El 53% de su superficie continental está cubierta por bosques naturales y cuenta con 311 tipos de ecosistemas continentales y marinos diferentes3, lo que nos impone el reto de convertir este gran capital, en una ventaja competitiva que aporte al bienestar de las comunidades en sus territorios y al desarrollo sostenible en todo el país.  

No obstante dicho potencial, factores como el conflicto armado, han generado que una amplia porción del país aún no se conozca, ni siquiera en el ámbito académico. Sin embargo, la historia está cambiando, pues Colombia atraviesa un momento de construcción de paz, que está permitiendo que el país supere uno de los conflictos armados más largos de la historia.

En ese sentido, el país se encuentra en un momento coyuntural de grandes oportunidades, por lo que debemos aprovechar el escenario de posconflicto para generar una reivindicación con el medio ambiente y aquellas comunidades que han sido víctimas directas de la violencia y lo que esta conlleva. La paz está  permitiendo la exploración y mejor conocimiento de la biodiversidad, volcando la mirada hacia las áreas rurales, lugar donde se desarrolló el conflicto por más de medio siglo. En dichas zonas, se ubican muchos de los bosques y la biodiversidad que el país aún conserva, por lo que es fundamental generar opciones de desarrollo sostenible o de alternativas económicas socialmente inclusivas, basadas en el conocimiento, conservación y aprovechamiento sostenible de los servicios ecosistémicos y su incidencia en el bienestar humano en cada región del país, en el corto y mediano plazo.

Es importante destacar que durante la historia del país, diferentes entidades han realizado importantes aportes por conocer la biodiversidad que existe en el territorio colombiano. Sin embargo, hoy en día el tema se puede potenciar con mayor eficiencia y eficacia, pues contamos con avances tecnológicos que permiten investigar la biodiversidad y sus complejas relaciones con el ser humano a diferentes escalas, desde los niveles moleculares y de microorganismos hasta la escala de ecosistemas y de las intrincadas relaciones socio-ecosistémicas a nivel de paisaje, pasando por la comprensión y aplicación de la biotecnología y otras tecnologías en sectores productivos, esto gracias a que tenemos una masa crítica de investigadores con experiencia en estas diferentes escalas y áreas del conocimiento.
 
Documentación: 
AdjuntoTamaño
Icono PDF Colombia Bio1.13 MB