Artículos

La investigación como estrategia pedagógica

Fomento de una cultura ciudadana de la CT+I

María Elena Manjarrés
Coordinadora Nacional Programa Ondas
Colciencias - Colombia

Para mi la investigación ha significado mucho porque puedo ir mas allá de la imaginación puedo despejar mis ideas y salir adelante por mis propios medios le agradezco de corazón al Programa Ondas por habernos ayudado a ver mucho mas allá de nuestro mundo.

Maryori Patricia Villada B.
Estudiante del Centro Educativo Lejos del Nido.
El Retiro, Antioquia.

Introducción

Las voces de los niños, las niñas y los jóvenes vinculados a este Programa son más fuertes que largas disertaciones teóricas, para explicar los significados que han sido colocados en sus vidas a partir de las dinámicas en las cuales se han visto involucrados como investigadores (as). En ese sentido, la cita con la cual damos inicio a este texto es un fiel testimonio de la importancia que los participantes en este proceso dan a la práctica investigativa.

Colciencias y la FES crearon en el 2001 un proceso investigativo para grupos infantiles y juveniles, el cual se constituye en la estrategia principal de nuestra Entidad para fomentar la construcción de una cultura ciudadana de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación -CT+I- en la población infantil y juvenil colombiana, a través de la investigación como estrategia pedagógica. El Programa ha tenido acogida en estos grupos de edad, entre 2001 a 2006 ha apoyado 6578 grupos de investigación en los que han participado 469.396 niños, niñas y jóvenes investigadores, 7.656 maestros acompañantes de 3800 instituciones educativas, a ellos se suman 3.289 asesores de línea.

Su crecimiento hoy, ha logrado un alcance nacional, una organización regional y en algunos casos municipales, que garantiza su desarrollo en el mediano y el largo plazo[1]. La organización regional está conformada por 33 comités departamentales, 337 entidades públicas y privadas y 33 entidades coordinadoras de las cuales 27 instituciones son de educación superior, 1 caja de compensación, 1 centro de investigación, 1 escuela normal, 1 vicariato y 2 cooperativas.

La estrategia de financiamiento del Programa tiene un fuerte componente local con el propósito de movilizar y comprometer a los actores regionales y locales en su desarrollo y sostenibilidad. Este compromiso se evidencia en la manera como año a año se incrementado la contrapartida de los departamentos al capital semilla que aporta Colciencias para su ejecución en los departamentos. Hoy en día, esta Entidad aporta el 32% de la totalidad de los recursos, al tiempo que la cobertura del programa se ha incrementado. El 2006 se ve fortalecido con el proceso de internacionalización logrando acercamiento a otros países como: Panamá, Bolivia, Ecuador, y Jamaica.

1. La investigación como estrategia pedagógica

La piedra angular es la investigación como estrategia pedagógica la cual busca desarrollar habilidades y capacidades y producir, modificar, almacenar y compartir, saberes y conocimientos, con formas propias de las culturas infantiles y juveniles.

Por ello, se hace necesario identificar el papel que puede cumplir la actividad investigativa en el mundo moderno, lo cual significa un nuevo lugar de una actividad que siempre estuvo en el mundo adulto y hoy aparece mediante este Programa en el de los niños, niñas y jóvenes colombianos, como una práctica que es trasladada a múltiples ámbitos de la sociedad, y al interior de las culturas infantiles y juveniles marcando sus desarrollos personales, su socialización y sus aprendizajes.

En este sentido, hoy se construye un entramado entre investigación y mundo infantil y juvenil que hace imposible que estas prácticas no sean exógenas a dichas culturas, sino que “ésta sea reconocida como una actividad propia del ser humano, posible de desarrollar en todas las áreas del conocimiento y con niños y niñas muy pequeñas. También es entendida como un proceso de desciframiento de la condición humana a partir de la experiencia de vida de esta población en los contextos escolares, familiares y comunitarios”.[2]

Con ello se les sitúa de cara a la realidad colombiana, para que puedan comprender, explicar y dar alternativas de solución a problemas naturales, sociales, económicos, culturales y políticos, con responsabilidad social y ecológica. Asimismo, les permite la construcción de conocimientos y saberes acerca de los fenómenos del mundo circundante, para describirlos, comprenderlos, y/o explicarlos o sólo para darles respuestas a una duda o inquietud sobre una situación, un objeto, un tema o un asunto determinado. En este sentido, no implica solamente la construcción del conocimiento, sino también la transformación de realidades sociales.

“Para mí entrar en la cultura de la ciencia y la tecnología a través del Programa Ondas, ha sido una experiencia grandiosa de la cual he aprendido a tener una visión más amplia del mundo, he sido más observadora, me he dado cuenta de lo fundamental de crear investigación, de no dejarme de preguntar por los fenómenos de mi entorno, de tratar de ir más allá de una observación parcial. La cultura de la ciencia es un viaje extraordinario y del cual uno aprende mucho en todos los aspecto”. Natalia Uribe, Escuela Normal Superior de Antioquia.

a. La pregunta como punto de partida de la investigación como estrategia pedagógica

Estos grupos de edad tienen una potencia en el preguntar, lo hacen no sólo para conocer el mundo sino que al hacerlo generan un proceso de autoconstrucción de sus lugares fundamentales y estructurales para relacionarse con la sociedad. A través de este ejercicio los niños, niñas y jóvenes participantes en Ondas desarrollan sus estructuras humano- genéticas de aprendizaje. Por ello, la pregunta es uno de los lugares más relevantes en su crecimiento, para hacer posible el encuentro entre biología y ambiente.

La pregunta acompañada, reprocesada y convertida en indagación se constituye en cimiento de una nueva racionalidad que funda el desarrollo humano, estilos de aprendizajes y estructuras de acción; es decir prepara para construir el mundo, sus sentidos y sus significados. La importancia de la pregunta infantil radica en que es la primera explicación de la cultura que les permite organizar la mirada para detenerse y construir explicaciones en contextos de intersubjetividad. La pregunta requiere de un carácter de interlocución que hace que sólo pueda ser desarrollada en una acción pedagógica, que acerca a “los investigadores infantiles y juveniles” a un nuevo umbral más allá de lo inmediato.

De esta forma, los niños, las niñas y los jóvenes lograrán acercarse a los conceptos de ciencia, tecnología e innovación, desarrollando su espíritu científico y una conciencia social y ecológica, que los identifica con su escuela y con su contexto cultural, que los lleva a plantearse propuestas de mejoramiento de su ambiente. Los grupos que promueven esta propuesta entienden que “cuando los niños, las niñas y los jóvenes reciben el estímulo adecuado y convierten las habilidades investigativas en hábitos cognitivos, es más probable que desarrollen mejor estas actividades asumidas como parte de su proyecto de vida.[3]

El acompañamiento, por lo tanto, debe cuidar la pregunta y ello significa labrarla, perfeccionarla y, en alguna medida, construir el camino para salir de ella y para no quedarse en las respuestas del sentido común o en la simple descripción.

Es esto lo que les va a permitir construir nuevos sentidos, romper imaginarios culturales, negociar culturalmente las conceptualizaciones previas, y construir, en su desarrollo, las nuevas capacidades y habilidades “para formular preguntas de investigación así como habilidades científicas (como observar, escuchar, registrar, preguntar, concluir, etc.), sociales (como el trabajo en equipo, solidaridad, cooperación, manejo de los conflictos), cognitivas (como pensamiento lógico, pensamiento inductivo y deductivo, resolución de problemas, etc.), comunicativas (orales, escriturales y argumentativas) y propositivas, entre otras.

b. A investigar se aprende investigando

El Programa considera que la mejor manera de generar este tipo de formación es a partir de la experiencia y la vivencia de hacer investigación, pues a investigar se aprende investigando. Este postulado es propio de las pedagogías activas, que implican aprender haciendo. Este tipo de pedagogía, favorece el aprendizaje por descubrimiento[4] y el aprendizaje significativo,[5] debido a que los niños, las niñas y los jóvenes al investigar reconocen y descubren otras realidades, se relacionan con el entorno y buscan modificarlo, establecen relaciones entre fenómenos, distinguen causas y consecuencias asociadas a ellos y adquieren conocimientos con sentido práctico.

Para lograrlo, se motiva a los estudiantes a formular sus problemas de investigación en todas las áreas del saber, de tal modo que se familiaricen con los métodos, saberes y lenguajes de las ciencias, y se reconozcan como personas capaces de producir conocimiento y de incidir en la solución de problemas de su región y su país. Estas investigaciones son ejecutadas dentro de una perspectiva de “libertad epistemológica y metodológica de investigación.

Los equipos definen su perspectiva epistemológica –empírico-analítica, hermenéutica, crítico social, constructivista, entre otras–; así como su enfoque metodológico –cuantitativo, cualitativo, participativo, etc.– a partir de la pertinencia de éste para dar respuesta a la pregunta y los objetivos de la investigación. Asimismo, reconoce las diferencias en los estilos de investigación de los sujetos y en sus estructuras de pensamiento y de formación.

Con ello se pretende que la comunidad de investigadores (as) infantiles conozca diferentes métodos de investigación y su forma de aplicarlos, que integre métodos y técnicas para recolectar información de manera que se superen viejas contradicciones y fragmentaciones de la realidad entre lo natural y lo social, entre lo cualitativo y lo cuantitativo, y que, en el trabajo colectivo se generen acuerdos que permitan definir sus rutas de investigación, coherentes con su proyectos y en relación con las necesidades específicas de las regiones.

En consecuencia, el proceso metodológico y el lugar de la pregunta se comprenden no como procesos instrumentales que operan de manera mecánica, sino que en ellos se encuentran los sujetos culturalmente situados, que ponen en juego su sensibilidad, sus conocimientos, sus prejuicios, su capacidad de observar, de crear y de innovar en el proceso investigativo, específicamente de estos grupos de edad.

2. La cultura ciudadana en ciencia, tecnología e innovación

La investigación es sólo la estrategia pedagógica del Programa, porque sus fines están puestos en forma mucho más amplia sobre la sociedad, ya que busca construir una cultura ciudadana de CT+I como proceso de formación inicial, en el momento actual, donde el conocimiento juega un papel preponderante y hace necesario que las culturas infantiles y juveniles se preparen desde la más tierna edad para moverse en un mundo que ha sido conformado desde estas nuevas realidades.

Las bases del pensamiento científico y tecnológico deben formarse desde la infancia, pues en esta etapa las personas construyen las estructuras de acción que organizan sus actuaciones presentes y futuras. Los elementos constitutivos de esta cultura son:

  • Desmitificación de la ciencia, sus actividades y productos para que sea utilizados en la vida cotidiana y en la solución de problemas.
  • Democratización del conocimiento y saber garantizando su apropiación, producción, uso, reconversión, sistemas de almacenamiento y transferencia en todos los sectores de la sociedad.
  • La capacidad del juicio crítico sobre sus lógicas, sus usos y consecuencias.
  • Las capacidades y habilidades derivada de estas nuevas realidades (cognoscitiva, sociales, valorativas, comunicativas, propositivas).
  • Las habilidades, capacidades y conocimientos para la investigación.
  • Los aprendizajes colaborativos y la capacidad de relacionarse en los sistemas de organización en comunidades de saber y conocimientos, redes y líneas de investigación.
  • La incorporación en los procesos pedagógicos e investigativos de las tecnologías de la información y la comunicación,
  • La capacidad de preguntarse, plantearse problemas y darles soluciones creativas a través del desarrollo procesos de indagación.
  • El desarrollo de la creatividad mediante acciones que deriven en innovaciones.
  • La capacidad de cambiar en medio del cambio.
  • El reconocimiento del hecho tecnológico, en su uso producción y disfrute, como base de un nuevo concepto de justicia y equidad.

Para lograr que las comunidades incorporen una cultura ciudadana en CT+I se deben realizar cambios tanto en los sistemas educativos como en los planes políticos y en las estructuras administrativas; pero es aún más importante que estos cambios se logren, en primera instancia, en los individuos: niños, niñas, jóvenes, maestros, padres de familia, directivos y miembros de instituciones educativas, entidades gubernamentales y empresas privadas, para jalonar desde la sociedad una nueva forma de construcción de lo público.

3. Construcción de comunidades de saber y conocimiento en Ondas

El proceso de investigación encuentra un tipo de relación no tradicional en los procesos adulto – niño que se vienen dando en la cadena de sujetos que el Programa ha generado en su desarrollo. Aparece como un hecho presente en la cotidianidad de los grupos, la horizontalidad, en la diversidad de saberes y en sus relaciones. Este hecho ocurre durante la totalidad del proceso de indagación y hace real la comunicación de los diversos saberes y conocimientos resultados de la investigación entre los miembros de la comunidad Ondas: maestros, niños, niñas, jóvenes, padres de familia, asesores, coordinadores, organizaciones municipales y departamentales. En esta experiencia se ha visto como en la medida que para todos los actores la investigación tiene sentido se da una vinculación más directa, continuada y permanente en estos procesos.

En la medida que los resultados generados por estas investigaciones se organicen en temas problemáticos, y que, los grupos obtengan reconocimiento en estos campos, se irán conformando comunidades de saber y de conocimiento como aprendizaje inicial a la conformación de las llamadas comunidades científicas. Se consolidará la investigación como un proceso de construcción de conocimiento. Estas búsquedas en lo organizativo, harán real la producción de saber y conocimiento sobre el Programa como una construcción colectiva, gestando las posibilidades para que sus actores se reconozcan como sujetos productores de saber y constructores de una cultura ciudadana de ciencia, tecnología e innovación a través de la investigación.

Dado que la construcción de conocimientos es un proceso inacabado, se puede esperar que la resolución de preguntas de investigación genere nuevas inquietudes que devengan en nuevos proyectos, a partir de los cuales se conformen nuevos grupos que, de forma más sistemática, aborden problemáticas, dándole continuidad al proceso investigativo y construyendo líneas de investigación propias, para seguir profundizando con especificidad en sus temas de interés.

Permítanme cerrar nuevamente con una cita que da cuenta de como piensa una niña participante del Programa quien sintetiza en cortas palabras aquello para lo cual yo me he gastado largas páginas:

Para mi ha significado un gran aprendizaje, ya que con este proyecto mis conocimientos sobre gran cantidad de temas han aumentado, puedo citar temas como la realización de una investigación, problemas de nuestro colegio, como solucionarlos, además de esto también ha significado una marca en mi vida ya que pasé experiencias lindas conociendo amigos y personas importantes, diversos lugares, yo diría que el estar en un proyecto me ha cambiado en mi forma de ver y analizar las cosas.

Juan Felipe Tamayo Escobar,
Estudiante del Colegio 20 de Julio Central, Barranquilla[6]

Notas:

1. La estructura nacional sobre la cual se soporta el Programa está constituida por: El Comité de Dirección, el Comité Nacional, los Comités Técnicos Nacionales, el Comité Académico, el Equipo Técnico Nacional y la Entidad Administradora de los Recursos Nacionales -Fundación FES. La estructura regional hace posible la ejecución continuada de Ondas en los departamentos la conforman: los comités departamentales, 33 entidades coordinadoras, el Equipo Pedagógico Departamental (Coordinador departamental, asistente y asesores de línea)
2. Colciencias. Caja de herramientas, Ondas de ciencia y tecnología. Investigar desde la escuela. 2002, p. 10.
3. Caja de herramientas, Ondas de ciencia y tecnología. Investigar desde la escuela. Op. cit., pág. 2.
4. Flórez, Rafael. Evaluación Pedagógica y Cognición. Bogotá, MacGraw Hill, 1999, pág. 44.
5. Ibid., pág. 44
6. Op Cit. Evaluación. pág. 70.