El Tiempo: Las empresas que hacen de la ciencia un negocio

Fecha: 
14/06/2017 - 7:58am
 
La entidad informa que en materia de investigación y desarrollo, solo un grupo de 91 empresas locales vienen trabajando de forma sistemática. Dichas organizaciones cuentan con equipos y personas capacitadas, lo cual hace que generen valor agregado a los productos. 
 
“Ante esto, es importante destacar que los focos de investigación y desarrollo –diferentes a innovación– no solo se centran en producción y fabricación de productos de forma constante, sino en procesos de este tipo que las empresas vayan adaptando en su día a día”, dijeron desde la entidad.
 
“Necesitamos que los empresarios entiendan cómo funciona el desarrollo científico y que tengan presente que se trata de inversiones a largo plazo, por lo que los resultados no son instantáneos”, agregan.
 
Por su parte, el analista económico y profesor de la Universidad de Antioquia, Jorge Barrientos Marín, dice en el documento ‘El subdesarrollo y la inversión en Ciencia, Tecnología e Innovación’, que la hoja de ruta del país en ciencia, tecnología e innovación (CTI) subordina esta a la competitividad. Es decir que la inversión en investigación, en desarrollo, tecnología e innovación (I+D+i) es solo un medio para lograr un fin al que denomina –sin mucha claridad– competitividad.
 
Por ello, duda que Colombia logre entrar finalmente a la Ocde si sigue invirtiendo en I+D+i lo mismo que hace 21 años, es decir, solo 0,2 por ciento del PIB, cuando el promedio de la organización es 2,4 por ciento.
“Con esta cifra no solo no se genera conocimiento propio, esencial para la generación de innovación y lograr competitividad, y en general desarrollo económico, sino que no se forman los doctores que el país necesita, pues tenemos un déficit bastante alto respecto a países de la región como Brasil o Chile; el país necesita 3.000 doctores por año, y están entrando al mercado laboral solo 400 anualmente”, afirma.
 
El experto agrega que los países que más exportan bienes de alta tecnología logran mayores excedentes netos al productor, generan más riqueza y, en consecuencia, mejor recaudo para inversión social. “Mientras los países en desarrollo han basado su crecimiento vendiendo lo que el resto del mundo necesita, Colombia se ha focalizado en bienes agrícolas y en materias minero energéticas”, dice otro experto.